El medievalista López Alsina destaca que In Tempore Sueborum es “un regalo” para la sociedad

El catedrático destacó que la muestra tendrá eco en la Universidad europea

OURENSE, 29 de diciembre de 2017.- El catedrático de Historia Medieval de la Universidade de Santiago, Fernando López Alsina, visitó esta mañana la exposición In Tempore Sueborum, que calificó como “un regalo para todos los que la quieran venir a ver, para trabajarlo y, además, un regalo temporal porque se nos va a marchar en algún momento. Esto no va a estar siempre aquí”, dijo esta autoridad académica. Añadió que la gran noticia es que “está todo reunido aquí, a disposición de los visitantes, para verlo, para disfrutarlo, para estudiarlo. Es una magnífica exposición”.

Alsina, Quiroga y García, observando una de las vitrinas con piezas que son ecos de las guerras marcomanas. FOTOS: Alberte Paz.

A medida que el catedrático, avanzaba por las vitrinas, siguiendo las explicacionese del también profesor universitario y comisario, Jorge López Quiroga, se estableció un rico diálogo científico, y el catedrático no dejaba de señalar que el hecho de ver en directo piezas de tanta relevancia obliga a que “de repente, uno tiene delante una pieza concreta y tiene que contextualizar, poner en conocimiento cosas que sabes, cosas que recuerdas, relacionarlas y, sobre todo, la inmediatez del objeto”. Con ambos estuvo el responsable de Comunicación la exposición, Jesús Manuel García. Alsina puso el ejemplo de las siliquas de plata de Requiario: “Yo no tenía ni idea que había aparecido una en la Casa do Infante, Portugal. Yo sabía que había tres. Como decía el viejo profesor catedrático de Historia, Alonso del Real, las ciencias adelantan que es una barbaridad”.

Alsina conoció la lauda de estola de Modesa, que desmiente la historiografía sobre la estola sueva.

In Tempore Sueborum va a tener gran eco no solo en la Universidad gallega y, por extensión, española, sino también en las del resto de Europa. “Aquí está todo el mundo de la Germania, hallazgos de diversas épocas en Centro Europa y demás, y es la forma de que en el Centro de Europa se entienda mejor lo que han sido las migraciones en este rincón del Atlántico del mundo romano”, destacó Alsina. Todo ello, en su opinión, “facilita y obligará a reinterpretar muchas cosas, los paralelismos que aquí se ven, la cultura material que se adscribe a un determinado pueblo, la similitud de las piezas, esto va a tener y debería de ser también para todos estos museos de Centro Europa y para los especialistas, una visita obligada”.

Reconoce Alsina la cantidad de ideas que le nacen con motivo de la visita a la exposición: “ideas a las que llegas de golpe. Yo había pensado traer a los alumnos de la optativa correspondiente pero claro, esto tiene gran interés porque no lo va a haber más. Esto va a estar aquí unos meses y hay que aprovecharlo de múltiples formas porque puede ser un acontecimiento en la vida de una persona, de un joven investigador”. López Alsina hizo hincapié en que una exposición es siempre una narración, “y ese argumento muchas veces lleva toda una vida construirlo, organizarlo, y si encima tienes la suerte de poder hacer la exposición y montarla y que se pueda ver y visitar, pues es una maravilla el discurso que hay detrás”. El catedrático compostelano se marchó muy satisfecho anunciando que hará más visitas detenidamente.

Compartir enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

VOLVER