Michel Kazanski analizó en In Tempore Sueborum su concepto de moda póntico-danubiana

El especialista dijo en el Foro La Región que la arqueología funeraria es la herramienta para conocer la difusión de esta moda

OURENSE, 22 de enero de 2018.- El profesor Michel Kazanski, director de Investigación del Consejo Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), habló en Ourense sobre el concepto por él acuñado: la moda póntico-danubiana en Occidente, a través del mundo funerario de los siglos V y VI. Lo hizo en el ciclo de conferencias de In Tempore Sueborum dentro del Foro La Región. Kazanski se refirió a la Europa de las grandes migraciones, entre los años 375 y 568, distinguiendo aquí dos tipos de migraciones, en primer lugar, la invasión de los grupos militares parciales, como los vándalos, suevos y alanos en el 406; por otro lado, el éxodo de pueblos enteros, como el caso de los Longobardos, en el año 568.

Explicó el profesor que los pueblos europeos considerados bárbaros por los romanos son, ante todo, formaciones sociales y políticas reunidas “alrededor de un jefe carismático”. Sobre el territorio del Imperio Romano, estas formaciones, señala el conferenciante, entraron en contacto con la población romana y formaron juntos los reinos romano-germánicos que prefiguraron el mapa de la Europa actual. Se trata de estructuras jerárquicas y militarizadas donde el rey es la figura central del poder y la pirámide social se construye sobre la base de alianzas militares en torno al rey.

Kazansk es una autoridad en la historia de la Tardo Antigüedad. FOTOS: Alberte Paz.

Señala Kazanski que la civilización material, o sea, el conjunto de objetos arqueológicos comunes para toda la población de un reino romano germánico, se manifiesta especialmente desde los objetos de la vida cotidiana, las herramientas, armas, etc. Dice el profesor que una cierta diferencia entre los romanos autóctonos y los bárbaros recién llegados se produce a veces desde la moda femenina y de ciertas costumbres etnográficas. Por ello es sobre todo característico, señala el conferenciante, al comienzo de los reinos romano-germánicos. “La moda vestimentaria póntico-danubiana es una de estas manifestaciones bárbaras. Se configuró al Norte del Mar Negro hacia el año 400 y reúne componentes culturales germánicos, alano-sármatas y greco-romanos”, dijo el profesor. Según él, el éxito de esta moda se explica a través del enorme prestigio de los Hunos entre los Bárbaros. Y es que fueron los Hunos y sus aliados subordinados, germanos y alanos, quienes vehicularon las modas y costumbres de Oriente a Occidente.

De acuerdo con este experto, el papel central desempeñado por el “imperio” de Atila desde la vida política y económica del mundo de los Bárbaros es evidente. El embajador bizantino Pruscus, que visitó la corte de Atila, dio testimonio de la diversidad y heterogeneidad de las élites hunas, que iban a promover la nueva moda póntico-danubiana. “Los sitios arqueológicos funerarios representan nuestro principal recurso de conocimiento sobre la difusión de las modas textiles y de las costumbres tradicionales. En España también se detectan tumbas aisladas y grandes necrópolis con centenares de tumbas”, señaló el conferenciante.

Público de varios sitios siguió la conferencia en el Foro La Región.

Gracias a las tumbas de los miembros de las élites, conocemos la civilización principesca de la época de las Grandes Migraciones en la Europa central y oriental. El horizonte más antiguo conocido como Untersienbrunn pertenece a la primera mitad del siglo V. La época de Atila, a mediados del siglo V está representada en el Este por las tumbas principescas del horizonte de Smolin, presentes en la exposición ourensana.

Las tumbas femeninas privilegiadas en el Occidente romano en el horizonte Untersienbrunn son conocidas en la Galia, sirvan como ejemplos Airan en Normandía o Hochfelden en Alsacia, esta última a la vista en In Tempore Sueborum. Este tipo de sepulturas ha sido igualmente sacado a la luz en España, notablemente en Mérida. “Algunos de estos hallazgos como los de Granada-Albaicín han sido relacionadas con la migración de vándalos y alanos”, indicó el experto. También en África se detectan elementos de la moda póntico-danubiana a través de los vándalos, de manera especial en Kudiat-Zateur y Thuborbo-Majus, señala Kazanski.

Resulta más difícil distinguir las tumbas de los hombres ya que su moda es más internacional. Así, la tumba de Arifridos, en África del Norte es típicamente romana por lo que el difunto, según la inscripción sobre el mosaico funerario, tenía nombre germánico. Este aspecto también se refleja en In Tempore Sueborum. Explica Kazanski que la democratización de la moda principesca femenina procedente del Este se produjo entre los años 450-500 y se manifiesta desde las grandes necrópolis como las de Duratón o Castiltierra. Indica el doctor que las tumbas femeninas de tradiciones germánicas orientales imitan la moda principesca del horizonte de Smolin.

El conferenciante fue presentado por Jorge López Quiroga.

Kazanski señala que en el norte de la Galia hay dos explicaciones para las tumbas principescas: una, que pueda tratarse de los godos huidos al norte tras la derrota de Bouillée en el 507 o bien tumbas de familias de soldados de lo que quedaba del ejército romano en dicha zona y que ahora estarían formando parte del ejército de los merovingios. Por todo ello, estas sepulturas de la zona fronteriza del Rin pertenecerían a los jefes bárbaros al servicio militar imperial. Un ejemplo lo tenemos en Beja, Portugal, que sería el sepulcro de un jefe bárbaro al servicio de Roma.

Acerca de la vestimenta masculina “bárbara” perteneciente a la “clase media” es mucho más difícil de documentar puesto que casi siempre se trata de vestimentas que son réplicas del traje militar internacional. A pesar de ello, la vestimenta femenina es más etnográfica por lo que resulta mucho más fácil de identificar. Los pendientes con diseño tipo croissant o los espejos metálicos se inscriben en esta “clase media”.

A modo de conclusión, Kazanski expuso que se puede constatar que la difusión de la moda póntico-danubiana “en el occidente romano constituye un indicio seguro de la presencia de bárbaros orientales´en el territorio del imperio romano. Sin embargo, es necesario subrayar que la moda es, sobre todo, un fenómeno cultural que más temprano que tarde acaba englobando a los diferentes grupos poblacionales de orígenes diversos”.

Michel Kazanski nació en Riga (Letonia) el 24 de marzo de 1953. Su formación académica se desarrolló en las Universidades de San Petersburgo, Academia de Ciencias de Rusia (Moscú) y Universidad de París I (Francia). Actualmente es Director de Investigación en el Consejo Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) en la Sección de “Historia y Civilización de Bizancio” del Colegio de Francia, en París.

Sus numerosas publicaciones, más de dos centenares largos de artículos en revistas científicas y actas de congresos, así como una veintena de monografías como autor y/o editor, se centran en sus dos principales líneas de investigación: la “Arqueología de los pueblos bárbaros”, en la denominada como época de las Grandes Migraciones (siglos IV al VI d. C.), y la “Civilización material protobizantina” (entre los siglos IV y VII d. C.). Es miembro de la Comisión Nacional Francesa de Bizantinistas, miembro del comité editorial de la colección Colloquia Pontica (Lovaina-París), de la Revista Ancient West & East (Lovaina-París), de la Revista de Estudios Militares Antiguos (editorial Picard, París), de la Revista Stratum Plus (Escuela Superior de Antropología, Kichinev, Moldavia) y de la Revista Археологiя (Instituto de Arqueología de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania, en Kiev).

Es uno de los máximos especialistas en este campo a nivel internacional y sus trabajos son una referencia ineludible para los investigadores de este período conocido como Antigüedad Tardía. A él se debe la acuñación del término “moda danubiana” para definir el tipo de vestimenta común de las élites bárbaras entre el Póntico y el Norte de África entre los siglos IV y VI d. C, tema de su intervención en el ciclo de conferencias de In Tempore Sueborum. Su colaboración ha sido fundamental en la gestión y elección de las piezas pertenecientes a diversos museos centroeuropeos que participan en la exposición.

Compartir enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

VOLVER