Véronique Gallien desveló los secretos de la tumba de la reina Aregonda

La antropóloga francesa explicó en el Foro La Región y en In Tempore Sueborum la autopsia de esta monarca merovingia 

OURENSE, 19 de febrero de 2018.- La antropóloga Véronique Gallien, del Instituto Nacional de Arqueología Preventiva de Francia (INRAP) presentó en In Tempore Sueborum dentro del Foro La Región  los resultados de un programa de investigación que se viene desarrollando desde 2003 en las sepulturas de época merovingia de la basílica parisina de Saint-Denis y concretamente la tumba real de Aregonda, una reina merovingia. A partir de los objetos y los restos orgánicos hallados en esta necrópolis, habló de los diferentes tipos de depósitos funerarios, de la vestimenta y del historial clínico de esta reina. De esta forma, se puede valorar la aportación de estos diversos enfoques al conocimiento histórico.

La antropóloga contó la autopsia de la reina Aregonda, merovingia. FOTOS: Alberte Paz

La basílica de Saint-Denis está situada a 10 km. al norte de París. El edificio está dedicado al primer obispo de París y se convertirá a lo largo del tiempo en la necrópolis de los reyes francos y de los reyes de Francia.

Aregonda es la primera persona de rango regio conocida que se enterró en el edificio del siglo VI . Dagoberto es el primer rey que instala su tumba en el siglo VII. La dinastía carolingia está presente con Carlos Martel (741), alcalde del palacio; Pipino el Breve (768), rey de los Francos; Carlos el Calvo (877) emperador de Occidente. Después, la basílica se convierte en el panteón real de los Capetos (Hugo Capeto, san Luis), los Valois (Francisco I), los borbones hasta el último rey enterrado allí que fue Luis XVIII. En total, 43 reyes y 32 reinas se han enterrado en el edificio. En esra fábrica se ven algunos de los ejemplos de monumentos funerarios regios conservados en la basílica.

La cita interesó al público llegado de diversas zonas del país..

El sarcófago número 49 se corresponde con el de la reina Aregonda, que ha sido identificada gracias a un anillo de oro con la inscripción ARNEGUNDIS, gravada en la parte superior. No se trata de un anillo nominativo que designe a la reina Aregonda con el monograma REGINAE. El nombre ha sido puesto en relación con el de la reina Aregonda mencionada por Gregorio de Tours en un pasaje de sus “Diez libros de las Historias”.

Cuando los arqueólogos  abrieron el sepulcro de esta reina a finales de los años cincuenta del pasado siglo, hallaron sus pulmones, sedas y joyas como fíbulas de oro, un cinturón de oro y plata, dos pasadores de oro en su cabeza y alfileres decorados con motivos zoomorfos. Este personaje, según Gallien, podría haber pertenecido a la aristocracia germánica. Gracias al empleo del ADN antiguo, esta reina era europea y probablemente fuese coja. Según esta experta, el hallazgo de los pulmones ayuda conocer técnicas de embalsamamiento de ese cadáver. Y su ajuar también sirve para conocer mejor los ajuares medievales. Pero, además, dice Veronique Gallien que la reina Aregonda fue amortajada con un abrigo de seda, color púrpura, un velo del mismo tejido, en tono amarillo y rojo, a la moda oriental, y calzaba unos zapatos de piel de cabra.

El uso del ADN antiguo es una técnica que puede revolucionar el conocimiento de sociedades del pasado, como también en esta serie de conferencias expuso con brillantez el biólogo Carles Lalueza.

Compartir enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

VOLVER