Castilla y León aporta 37 piezas a la exposición internacional In Tempore Sueborum en Ourense

Los bienes arqueológicos fueron hallados en las provincias de León, Segovia, Valladolid y Zamora

OURENSE, 16 de marzo de 2018.- Castilla y León está presente en la exposición internacional In Tempore Sueborum, que desde el pasado 14 de diciembre y hasta el próximo 6 de mayo se celebra en la ciudad de Ourense. Es una muestra única en Europa que cuenta con 262 piezas procedentes de 39 museos de 10 países.

Entre esos tesoros del patrimonio cultural, 37 son de Castilla y León y proceden de los museos de Zamora, Valladolid, León y el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. La provincia que más objetos tiene en las vitrinas de esta muestra organizada y patrocinada por la Diputación Provincial de Ourense es Segovia. Se trata de piezas halladas en las excavaciones de la necrópolis de Castiltierra a lo largo del siglo XX. Esta riqueza se conserva en el Museo Arqueológico Nacional. Así, se exponen depósitos funerarios de la tumba 163 pertenecientes a la segunda campaña de excavaciones llevada a cabo en 1933. De ese momento son una pareja de aretes de plata, un collar de 18 cuentas de las que una es de una piedra semipreciosa, 11 son de ámbar y otras 6 de pasta vítrea.

Fíbula zoomorfa de Castiltierra (Segovia), bronce, hierro, siglos I-IV. Museo Arqueológico Nacional, Madrid. FOTOS: Alberte Paz.

Hay, además, una fíbula discoidal en hierro y bronce; un broche de cinturón de placa articulada con celdillas de bronce y vidrio. También se exhibe una pareja de brazaletes de bronce. Son materiales de una de las tumbas más ricas de la necrópolis segoviana, excavada por Camps y Navascués. Según estos materiales, la ocupante de la tumba era una mujer que fue inhumada dentro de un ataúd con la mejor indumentaria que poseía. De su esqueleto se conservan solamente algunos huesos de la parte izquierda, estando el cráneo muy deteriorado.

De Castiltierra hay, además, una fíbula de hierro y bronce hallada en las excavaciones de la tumba 285, en la tercera campaña de excavaciones que tuvo lugar entre los años 1934 y 1935. Es de los siglos I al IV. Se trata de una de las más antiguas sepulturas de la citada necrópolis. La fíbula muestra un pequeño caballo que trota hacia la derecha, muy realista, decorado su flanco con círculos oculados y uno de ellos sirve para marcar el ojo, en cuya cavidad hubo un trozo de vidrio.

Estela funeraria dedicada a Germana, de Villalazán, arenisca, siglo II, Museo de Zamora

Otros objetos de Castiltierra expuesto en In Tempore Sueborum son dos fíbulas trilaminares de bronce, del siglo V-principios del siglo VI, piezas que llegarían a Hispania con la entrada de los bárbaros, de los que procederían, como se aprecia en sepulturas halladas en otros países europeos, de tipo principesco.

La siguiente provincia castellanoleonesa en presencia en In Tempore Sueborum es Zamora, con 15 piezas procedentes de su museo. Entre ellas está una estela funeraria romana dedicada a Germana, del siglo II, procedente de Villalazán; una fíbula de arco de bronce y un pendiente del mismo material, ambos de la misma localidad y datados en el siglo VII. También está presente el mango de patena con inscripción, que fue hallado en Montamarta, hecho en bronce y datado entre los siglos VI y VII. Y de Villafáfila se muestran las tres cruces votivas, una de oro, la otra de bronce y la tercera, de latón.

De El Castillón, en Santa Eulalia de Tera, se encontraron en su día varias piezas que se pueden ver ahora en la exposición internacional sobre el tiempo de los suevos en Ourense. Se trata de una copa de TSHT de cerámica y dos cuencos del mismo material, los tres datados entre el último tercio del siglo V y principios del VI.
Hay, igualmente, dos cuchillos de hierro, siglos V-VII; una fíbula tipo Vyskov, de la segunda mitad del siglo V, la misma datación que tiene una rueca de dedo osculatorio, hecha en bronce. Zamora presenta, además, una punta de flecha de jabalina, un botón de hueso, unas pinzas de depilar, en bronce, todo datado entre los siglos V al VII. Y un pasarriendas de carro con aplique de caballo que fue hallado en Fuentes de Ropel, perteneciente al siglo IV.

Pasarriendas de carro, de Fuentes de Ropel, bronce, siglo IV, Museo de Zamora

Desde León llegaron a Ourense para esta exposición cuatro piezas: una placa de broche de cinturón de Vegacervera, en bronce y del siglo VII, un anillo de bronce con crismón de Astorga, del siglo IV; un fragmento de mármol de un sarcófago estrigilado de la basílica martirial de Marialba, de la misma centuria, y una placa de cama de freno de caballo, de bronce, que muestra un crismón de Lancia y que se data entre la segunda mitad del siglo IV y el siglo V.

La otra provincia de Castilla y León presente en In Tempore Sueborum es Valladolid, de cuyo museo procede un interesante fragmento de mosaico que adornaba el pavimento de una estancia de la segunda fase de la villa romana de Prado. Su diseño son octógonos y al unirse cada cuatro, forman un cuadrado en el que se muestra un crismón.

In Tempore Sueborum ofrece visitas guiadas diarias, a las 18.30 horas, de lunes a sábado, siendo solamente la del lunes en el Centro Cultural Marcos Valcárcel. Los grupos organizados deben reservar hora en el correo comunicacion@intemporesueborum.es

La exposición cuenta, además, con sitio web: intemporesueborum.es, redes sociales y banda sonora en sus tres sedes, formada por las composiciones Barbari, Speculum e In Tempore Sueborum, cuya autora es la compositora y medievalista Mónica Rodríguez Lovelle. Los comisarios de esta exposición son los profesores Jorge López Quiroga y Artemio M. Tejera.

Compartir enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

VOLVER